Silla Tolix: ícono del estilo industrial

 

Está por todas partes. El estilo industrial ha conseguido hacerse un hueco y su influencia llega a todos los rincones. Restaurantes, tiendas, oficinas y, por qué no, también a la organización de eventos. Según nuestro servicio de alquiler de sillas el modelo Tolix es uno de los más demandados. Hablamos de un mueble con carácter que se ha convertido en uno de los mayores exponentes del estilo industrial. Además, estas sillas de estilo vintage también encajan a la perfección con el boom retro que estamos viviendo. Y es que ya se sabe, todo vuelve.

Aunque, a día de hoy, se han convertido en un referente de la vanguardia y el diseño de interiores, no siempre fue así.

¿Conoces la historia de una de las sillas más famosas del momento?

El modelo original tiene más de 80 años. Fue diseñada en Francia por Xavier Pauchard. La historia es bastante curiosa porque el joven Pauchard vivía en una región maderera y la silla Tolix es metálica. Su familia se dedicaba al tratamiento del zinc. Con tan sólo 27 años, el inventor de esta silla consiguió proteger los metales de la oxidación mediante el procedimiento de galvanizado.

En realidad, estos fueron sus inicios, ya que ante tal hallazgo se volcó en la fabricación de mobiliario para exteriores. No cabe duda de que los muebles de metal que no se pueden oxidar son la opción más adecuada para terrazas y espacios al aire libre. A su empresa de muebles galvanizados la llamó Tolix.

Sus obras alcanzaron el éxito rápidamente, sobre todo entre los hosteleros de Paris. Los muebles eran ligeros, resistentes y funcionales y se convirtieron en un ícono de las terrazas de restaurantes y cafeterías de la capital francesa. Fue en 1934 cuando se fabricó la primera silla Tolix, conocida como silla A. El asiento presentaba tres agujeros, pero tenían una finalidad: evacuar el agua. Una opción muy práctica para su uso en exteriores.

En cualquier caso, la silla se modificó en varias ocasiones, ya que los hosteleros se quejaban de que el diseño no les permitía apilar las sillas. Así que Pauchard hizo na estructura más fina para solucionar este problema. Con esta innovación el uso de la silla se popularizó, llegando incluso a hospitales, fábricas u oficinas.

EnConstan queremos destacar que los modelos actuales son variados, aunque el estilo sigue siendo el mismo. De todos modos, podemos escoger entre diferentes formas y colores para ver cumplidos cualquier objetivo que nos hayamos planteado.